Ir al contenido principal

Mi sobrino se rehúsa a asistir a la preparatoria. Él está diagnosticado con autismo, ¿cómo podemos ayudarlo?

Esta pregunta tiene un sin número de respuestas, ya que todo depende de las habilidades, retos, experiencias, apoyos escolares, la comunicación entre padres y escuela que han venido asistiendo durante los primeros años de escuela de Antonio.
Para responder de manera objetiva, debo citar lo que la tía de Antonio me comentó: “Antonio tiene una condición rara, los médicos y psicólogos no han dado con su padecimiento, dicen que es un síndrome pero que lo diagnostican como autismo para que tenga la ayuda en la escuela. El tiene problemas con adaptación social, sin embargo actúa casi normal. Antonio es muy bueno dibujando y en los deportes, especialmente el futbol americano. Es un chico de rutina, le cuesta trabajo salir de ella pero finalmente acepta; en general es obediente; también es repetitivo: hace o dice una cosa hasta que se le dice “fue suficiente”. Salió con un buen promedio de la secundaria.”
En la actualidad, la escuela ha dejado de ser el lugar favorito de muchos estudiantes, han perdido el sentido de asistir a la escuela, se encuentran desmotivados, aburridos, cansados de escuchar de la boca de un profesor todo aquello que pueden encontrar en Google. Muchos estudiantes experimentan altos niveles de ansiedad por la excesiva carga de tareas, la expectativa de obtener una calificación. En general, para muchos niños y adolescentes la escuela se ha convertido en una especie de trámite administrativo que debe cumplirse para satisfacer el deseo de los padres y para cumplir con un requisito académico del sistema escolar.
El caso de Antonio, cada vez más común especialmente con estudiantes que a pesar de tener buenas o no tan buenas calificaciones, deben enfrentarse a situaciones sociales y expectativas que para ellos no tienen ningun sentido. Es complejo sugerir acciones concretas para poder “emocionar” a Antonio nuevamente y lograr que se sienta entusiasmado por asistir a cursar los últimos 4 años de estudio para obtener su diploma de preparatoria que le permitirá asistir a la universidad o escuela técnica, en caso de que él así lo decida. Te doy algunos tips que podrían ayudar:
1. Conversa con Antonio sobre lo que le gustaría hacer cuando “sea grande” y en base a su respuesta, coméntale lo que es necesario hacer y lograr para acercarse a esa meta. Si es posible, busca una persona que se dedique a hacer eso que él quiere y genera la posibilidad de que tu sobrino platique con esa persona sobre “cómo logró llegar hasta ese punto”. Busca un “modelo” que sea realmente lo que quieres para tu sobrino.
2. Busca un consejero, persona administrativa o profesor(a) en la escuela con quien Antonio tenga buena relación y coméntale lo que está ocurriendo. Lo ideal es que este adulto se convierta en el consejero y motivador de Antonio, que tu sobrino sepa que puede acudir a esa persona en cualquier momento que experimente ansiedad o se sienta apagado.
3. Busca en internet https://themighty.com y otras redes sociales, historias o grupos de adolescentes dentro del espectro del autismo que comparten sus historias y logros. Motívalo a escribir sobre sus emociones y sobre su historia de vida en alguna de esas redes sociales o simplemente que él mismo inicie su propio blog o página de Facebook para hablar sobre lo que siente, piensa y vive. Realizar esta acción ayudará a otros chicos que como él, han perdido el sentido de asistir a la escuela.
4. Conversa con Antonio y coméntale que él no es el único que no quiere ir a la escuela, que muchos otros estudiantes toman la decisión de asistir porque saben que la preparatoria es el paso previo para lograr su siguiente objetivo.
5. Definitivamente asegura que Antonio participa en un equipo de futbol americano, acércate con el coach, conversa sobre el caso de tu sobrino, probablemente ese couch puede convertirse en ese motivador que Antonio necesita.
6. Igualmente conversa con la profesora de arte y coméntale sobre Antonio, pide también su apoyo emocional y porras para tu sobrino. Si existe un club de arte en la escuela o fuera de la escuela, incentívenlo para que participe. Busca escuelas de arte en las que pueda participar en clases y exposiciones. Antonio necesita experimentar momentos de éxito y reconocimiento para llenarse de esa energía de entusiasmo que probablemente hoy se ha apagado.

Comentarios

  1. Muy buenos consejos, en mi experiencia no se debería descartar la posibilidad de "bullyng", las formas de abuso escolar son tan sutiles que a menudo no requieren, la agresión o desacalificación como hecho explícito, recuerdo el caso de un joven Asperger que podía desencadenar graves crisis cuando se custionaba la "autoridad" , cualquiera fuera su expresión, de este modo,un compañero solo tenía que burlarse de un docente o directivo y asegurarse de que este joven Asperger se diera por enterado de la burla o descalificación, para provocar en él sus crisis, la escuela nunca encontró méritos para poder accionar. El modo escolar puede ser un medio agobiante y frustrante en grado extremo para jóvenes de condición autista -asperger, las opciones extra escolares para cursar la secundaria o prepa, deberían ser tomadas en cuenta as a menudo, los modos sociales se pueden "entrenar" o aprender fuera de la escuela en otros círculos de interes donde el jóven puede desarrollarse.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…

El síndrome del niño silencioso

Fuimos todos niños silenciosos a los quienes no se nos permitió ni se nos enseñó a  expresar libremente nuestro dolor, rabia, desacuerdos y frustración. Todas nuestras emociones eran aplastadas con frases como: - Los niños buenos no hacen berrinches - ¡Ya cállate! - Deja de llorar, ¡no es para tanto! - Eres una exagerada - ¡A mí no me hables así! - ¡Si sigues llorando te voy a castigar! - Eso no se dice, ¡no seas malcriada! - Por tu culpa estoy enojada - Esta conversación es de adultos, ¡no interrumpas! - ¡Vete a tu cuarto, estás castigado! En pocas palabras: no expreses lo que sientes y piensas porque las consecuencias serán negativas y entonces habrá sido “tu culpa...” Muchas de estas frases las seguimos utilizando, y continuamos aplastándonos a nosotros mismos y aplastando las emociones de nuestros hijos y de otras personas significativas, por miedo a perder el control, perder la autoridad o por nuestro pánico a experimentar las consecuencias negativas de expresarnos. No repitamos en nuestros …