Ir al contenido principal

Entradas

¿A qué jugabas cuando eras niño?

El mundo de los adultos es irónico. Invertimos en un edificio porque los resultados se verán en cuanto termine de construirse, pero nos cuesta invertir en los niños porque los resultados se verán en quince años…
Tal parece que los niños se han vuelto invisibles, que aprenden mejor con una tableta, una tutora de matemáticas, ciencias y español. Parece que los adultos nos hemos olvidado que fuimos niños y que buscábamos cualquier segundo de tiempo disponible para inventar un juego, para crear una historia de superhéroes, de reyes valientes o princesas rosadas y poderosas. Se nos olvida que buscábamos rincones para conversar con nuestro amigo imaginario y contarle nuestros más íntimos secretos. Hemos olvidado que nos escapábamos de la mano de mamá o papá para descubrir la forma del fierro viejo abandonado en la calle, explorar el árbol de la casa de la vecina regañona y convertirlo en nuestro espacio secreto, jalarle la cola al gato negro de la tía Rosita que se erizaba y mostraba sus f…
Entradas recientes

Preferiría ser yo…

Nuestras creencias las adquirimos a  través de lo que otras personas dicen. Yo me pregunto: “¿qué tal si ellos están equivocados y yo estoy viviendo lo que otros creen…?”

No cabe duda que los padres nunca dimensionamos las consecuencias que nuestros actos, palabras, expectativas y calificativos pueden hacer en los hijos para toda su vida. Fui una niña “modelo”, profundamente obediente, organizada, ordenada, flexible, limpiaba baños y planchaba a la perfección; complaciente, no peleaba con mis hermanas, no contestaba de mala manera a mis padres, con buenos modales. También ayudaba en todo lo que me pedían y era buena estudiante. En fin, era la hija perfecta, la hija que cualquier mamá o papá quisiera tener.
Mi vida se desarrolló entre cumplir expectativas, halagos y aplausos, siempre escuchando que tan obediente, maravillosa, buena hija, amiga y estudiante era. Los calificativos que usaron conmigo siempre fueron los que quizá muchas niñas y niños quisieran escuchar de sus padres y mae…

La inclusión desde dentro

Viktor Frankl después de vivir en un campo de concentración dijo:  “la felicidad se construye escogiendo tu actitud en cada momento y circunstancia de la vida”. Digamos que la felicidad se logra un momento a la vez, un pensamiento a la vez…

Para cambiar al mundo primero debemos transformarnos cada uno de nosotros. Una persona a la vez. Los desafíos de la humanidad son demasiados, el autismo es solamente uno de ese número finito de retos que existen y que requieren una gran cantidad de apoyos para evolucionar.
El cambio de pensamiento y sentimiento en la humanidad, ocurre únicamente cuando somos capaces de modificar nuestra percepción sobre los problemas que parecen bombardearnos a través de las pantallas de nuestros aparatos comunicadores, que continuamente atraen nuestra atención con noticias catastróficas, aterradoras y amenazantes. Cuando las personas comprendemos que mientras continuemos observando “los problemas y amenazas” que impactan a la humanidad, desde el miedo, la rabia, …

¿Cómo rescatarte a ti misma?

Puede llegar un momento en el que sientes que no puedes más, que el miedo y el dolor te rebasan, que la incertidumbre se confunde con las células de tu cuerpo y se apropia de tu respiración. ¿Cómo entonces te rescatas a ti misma? ¿Cómo surges de nuevo y te atreves a sacar fuerza de tus mismas células para reinventarte de nuevo? Surges cuando te dices a ti misma: “Soy demasiado valiosa como para prescindir de mí, me necesito para salir adelante, soy mi peor enemiga y también mi más fiel amiga…” En ese momento te tomas de la mano y gritas al universo que necesitas ayuda, que no puedes con el peso de tus propios pensamientos y emociones, que te estás volviendo loca, y que estás arrastrando contigo a quienes más confías en ti. En ese momento el cielo se abre, encuentras escritos tirados en medio de una calle solitaria que te señalan con un marcador fluorescente que has sido escuchada, que la luz está al otro lado del laberinto oscuro de tu desesperación.
En el momento que regresas de ese…

¿Primero yo o primero mis hijos?

“La paternidad se trata de entender que el hijo/a que tienes “ES” exactamente quien está supuest@ a ser.  Si eres afortunado, quizá tus hij@s sean el maestro/a que te lleven a convertirte en la persona que tú estás supuesta a ser.”
The Water Giver

Los hijos “especiales” en realidad son simplemente “los hijos”. Cada uno de ellos y cada uno de nosotros somos “especiales” de la manera que somos. Todos tenemos necesidades únicas y requerimos de apoyos para lograr aquello que nos representa un desafío. Con estas palabras, no deseo minimizar la cantidad de apoyos que algunas personas necesitan para poder alcanzar aquellos pequeños o grandes logros que para algunos de nosotros, resultan fáciles, simples y de sentido común. Mi intención es más bien, la de darle a cada hijo el lugar “especial” que se merece tan solo por el hecho de habernos elegido como padres. 
Partiendo de la premisa de que somos los padres de familia, quienes aceptamos la llegada de los hijos a nuestras vidas, quienes ponemos nue…

Ser mamá desde los ojos de un niño

El amor de mamá es único... ama pero en ocasiones aprisiona, apoya pero también controla, aplaude pero también sanciona, engrandece pero en ocaciones empequeñece. El amor de mamá es el amor de mamá y es real...

Comparto con ustedes el significado de la palabra “mamá”, desde la perspectiva de niños y niñas de segundo y tercer grado de primaria. Estoy convencida de que lograrán sonreír ante la lógica infantil del significado de “ser mamá”:

¿Quién es el jefe en tu casa?
1. Mi mamá no quiere ser jefe pero tiene que serlo porque mi papá es chistoso.
2. Mi mamá. Lo sabes por la inspección de mi cuarto.. Ella ve hasta lo que hay debajo de mi cama.
3. Creo que mi mamá, pero solo porque ella tiene más cosas que hacer que mi papá.

¿Por qué hizo Dios a las Madres?
1. Porque son las únicas que saben dónde están las cosas en la casa.
2. Principalmente para limpiar la casa.
3. Para ayudarnos cuando estábamos naciendo.
4. Para que nos quisieran.

¿Cómo hizo Dios a las Madres?
1. Usó tierra, como lo …

¿Para qué sirven mamá y papá?

Mamá y papá sirven para darnos la vida, para donarnos parte de la información de sus células y su energía; para regalarnos parte de su luz y su respiración. Ellos nos enseñan las más dulces y amargas maneras de vivir la vida, sin dejarnos saber que detrás de esas experiencias dulce-amargas, existen un número incalculable de creencias, historias y vivencias, que ellos mismos experimentaron, y que dieron origen al origen sus propias vidas.
Mamá y papá sirven para tomar la decisión de volver a nacer cuando los hijos nacemos, cuando se convierten en padres, ellos piensan que ya existen pero la verdad es que cuando nosotros llegamos a sus vidas, tienen que re-inventarse y comenzar de cero para poder darnos lo mejor que nos pueden dar en ese momento.
Mamá y papá sirven para mostrarnos la fortaleza, para enseñarnos cómo levantarnos de nuevo en las caídas más dolorosas y sanar las heridas más profundas. Ellos sirven para recordarnos de dónde venimos y hacia dónde vamos. Mami y papi son el or…