Ir al contenido principal

Somos más iguales que diferentes



En la actualidad, la diversidad funcional de las personas es concebida como algo que debe cambiarse, repararse o curarse de lo contrario esas personas, con diversidad funcional, son etiquetadas con diferentes diagnósticos que las limitan en obtener oportunidades, libertades y recibir apoyos que les lleven a desarrollar sus habilidades. La Comisión de Derechos Humanos garantiza el derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo de todos los niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, las personas que nos llamamos a nosotras mismas: "normales", nos colocamos en el lugar del "modelo ideal" y observamos a los grupos vulnerables como cuasi-personas u objetos que por no contar con las mismas habilidades neurobiológicas, educativas y/o socioconómicas que los "neurotípicos", no cuentan con garantías en el cumplimiento de sus derechos tan solo por el hecho de ser humanos. 

Las personas somos seres diversos que a partir del momento de ser concebido, tenemos la necesidad de ser aceptados, tomados en cuenta, respetados, alimentados e incluidos con todos los atributos que nos hacen únicos e irrepetibles. Es por eso que es necesario retomar este concepto para comprender que la inclusión es parte de la naturaleza misma. La humanidad es un abanico de posibilidades y probabilidades que solamente recibiendo los apoyos que requerimos desde nuestra individualidad, podremos manifestar todos nuestros potenciales de la mejor manera, de acuerdo a las capacidades y oportunidades que a cada uno se le otorga. No es suficiente con decir: "si quieres, puedes". Es indispensable que los individuos contemos con las herramientas neurobiológicas, la aceptación, confianza y las oportunidades de nuestro entorno, para lograr nuestros más altos objetivos.

La invitación es a formar parte del grupo de personas que no solamente promueven, pero también practican de la inclusión. Incluir no es colocar una rampa o señales con símbolos braille en un salón de clase, oficinas o edificios públicos, la inclusión es una manera de ser, pensar y actuar que comienza a partir de lo que decimos y pensamos de ese "otro" que no está de acuerdo con nuestras ideas. La inclusión es un estilo de vida que se practica todos los días en cada momento. Inicia al levantarnos, cuando nos miramos al espejo para aceptar la imagen que observamos, la honramos y hacemos nuestros los atributos que nos fueron otorgados. La inclusión comienza de la puerta hacia adentro, es un estilo de vida que nace en el seno materno y se desarrolla a lo largo de la vida del individuo. 

La inclusión parece ser un sueño guajiro pero puede convertirse en realidad en el momento que cada individuo sabe que puede ser posible. Estamos todos invitados a transformar el mundo aceptando, incluyendo y respetando la individualidad y necesidades de apoyo de cada ser humano.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuando ya no esté contigo...

Cuando esté lejos y haya partido. Cuando ya no esté aquí para observar tu vida, aplaudir tus logros y abrazarte en tus caídas. Cuando ya me haya marchado y mi tiempo de transformar el mundo para que tú no sufras y seas incluido se haya agotado. Cuando ya no pueda ser más tu voz, tu sentir, ni tu pensamiento. Cuando ya sea demasiado tarde para enseñarte aquello que me negué a enseñarte por miedo a que no lo lograras. Cuando el tiempo se haya agotado y ahora te quedas tú con lo que juntos construimos y no terminamos. Cuando no esté para defenderte de un entorno hostil y poco incluyente y no tengas las herramientas para gritar tus necesidades. Cuando debas pedir ayuda y tu dificultad en atención conjunta y tu lenguaje no te permitan hacerlo. Cuando ya no pueda ser yo quien justifique tu comportamiento ni tus desplantes. Cuando ya no esté más para gritar al mundo entero que tu diagnóstico te limita y a mí también… No esperes a que la vida te alcance para cumplir tu ciclo de vida. No esperes…

Así es la carta que Albert Einstein escribió a su hija

"Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.
Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas. El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque…

Encontrar una voz

Navegando por Twitter, leí una nota que llamó mi atención. No sé si referirme al autor de la nota como alguien que tiene Asperger, o mejor que es unchico Aspi (como muchas personas se refieren a sí mismas por tener este diagnóstico), que hoy es más bien TEA. En fin, no me enredaré más con etiquetas, únicamente mencionaré que las notas que él publica me hacen reflexionar sobre la vida, sobre las personas, los valores, los atributos que nos hacen a todos ser iguales con o sin un diagnóstico.
La nota dice así: “¿Tienes buenos amigos? Sí, son la base de mi vida junto con mi familia y mi novia. Siempre han estado ahí, cuando todo iba bien y cuando todo va mal.”
Después de leer este comentario, que para muchos quizá no tenga nada de extraordinario por ser tan evidente que hasta un niño pequeño puede nombrar. La pregunta entonces es: ¿por qué alguien siente la necesidad de publicar en sus redes sociales un comentario que apela a algo que ocurre de manera tan natural? Probablemente porque ex…