Ir al contenido principal

Es muy fácil juzgar a México


¿Cómo no querer hacer lo que hago en mi país cuando sé que mi gente tiene como modelo ideal de vida el ejemplo de un país vecino que en muy poco se parece al nuestro? ¿Cómo no desear sembrar semillas de transformación en mi México cuando la gente insiste en compararlo con una nación cuya historia se construyó enteramente diferente a la nuestra? ¿Cómo no cambiar primero mi propia visión acerca de mi gente cuando ese es el comienzo de "cambiar" la situación de mi país?

Con frecuencia juzgamos sin piedad a nuestro país sin caer en cuenta que al hacerlo, en realidad estamos hablando mal de sus habitantes y por ende de nosotros mismos. Como pobladores de una nación, somos co-creadores de lo que ahí se vive, de su idiosincrasia, de la intolerancia de su gente y de su falta de humanismo. Somos co-creadores de los sistemas que funcionan y también de los que no funcionan, así como somos parte de esa mentalidad que se niega a evolucionar por miedo a lo nuevo y desconocido.

En la medida que llevamos a cabo acciones desde la paz, el respeto y en el mejor beneficio de todos los involucrados, en esa medida estamos contribuyendo a transformar los sistemas que ya no están funcionando. Por el contrario, en la medida que únicamente nos quejamos, que somos injustos en casa y observamos injusticias en nuestra comunidad y nos negamos a sensibilizarnos y tomar acciones distintas a las acostumbradas; en la medida que que agredimos a los miembros de la familia y al vecino, que juzgamos lo que nos parece mal del otro, que criticamos con odio a políticos corruptos que nosotros hemos llevado al poder,  en esa medida estamos también expandiendo la conciencia del: “es imposible”, “nunca va a cambiar”, el estancamiento, el NO amor, el odio y la exclusión social.

Hoy los invito a observar su propia vida, su manera de pensar respecto a su raza, su manera de manifestar respecto a su país y a sus vecinos. Les invito a revisar todo lo que ustedes regalan con amor y sin expectativa a su propia gente. Hoy los invito a entender que el único modo de lograr lo imposible es creer que es posible. Hoy los invito a dejar de juzgar el país en el que viven, y a elaborar una lista de todo aquello que USTEDES (personalmente) están dando a su país para que éste se transforme en el lugar que quieren para ustedes y para sus familias.

Somos humanos que desde el nacimiento fuimos dotados de la energía del amor. Utilicemos esa energía, volvamos a sentir el amor y la pasión que sentimos de niños por jugar a ser adultos, por querer arreglar los problemas de la vida de los grandes.


Antes de señalar y juzgar a tu país....busca dentro de ti.

Comentarios

  1. México tiene tanto para dar... tanto para sentirse orgulloso, tanto de conciencia humana, solo tiene que voltear a ver que el desarrollo, no es algo que se impone desde fuera como un modelo, es un espacio que genera desde dentro, mirándose a los ojos entre paisanos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…