Ir al contenido principal

"Etiquetas": limitan y fracturan la relación con los hijos

Cuando asignamos un calificativo o etiqueta a nuestra persona u otras personas (lento, desordenado, malo en la escuela, mala memoria, el bufón, depresivo, apático, callado, travieso, tímido, callado, desesperado, hiperactivo, comelón, desastroso, escandaloso, grosero, etc.), estamos limitando nuestra capacidad de ver el potencial que nosotros o esa otra persona tiene, mucho más allá de lo que que estamos "observando".Todos los juicios que emitimos y calificativos, mejor conocidos como "etiquetas", son parte de nuestras creencias, nuestra herencia familiar, educación (en casa y en la escuela), nuestra cultura, religión, y por supuesto de nuestros miedos generados por las experiencias de vida de nuestra familia y de nosotros mismos. Todos los eventos enlistados anteriormente son algunos de los que nos llevan a pensar que "sabemos" cuál es la mejor manera en la que otros deben ser, pensar y funcionar. El científico y humanista Humberto Maturana dice: "Si me nombras, me niegas. Al darme un nombre, una etiqueta, niegas las otras posibilidades que yo podría ser." Con esta afirmación se entiende que en el momento que etiquetamos a alguien con un calificativo "negativo o positivo" (ambos limitan a la persona), estamos diciendo "NO" a lo que esa persona ya ES, y de alguna manera la estamos orillando a que piense y se comporte de la manera que nosotros queremos y pensamos, lo cual lleva a la persona a "esconder" su individualidad. Al negar la indiviudalidad de una persona, en este caso de nuestros hijos (a los que decimos amar profundamente, pero los anulamos), limitamos el potencial que ellos tienen por naturaleza, bloqueamos la confianza y respeto para con nosotros y eliminamos la posibilidad de conocerlos y relacionarnos con ellos de manera libre y espontánea.Asignar etiquetas no solamente daña el autoestima de la persona, también la limita desde el momento en que hace suya esa etiqueta. Antes de llamarte a ti mismo, a tus hijos o a cualquier otra persona con un calificativo, reflexiona si realmente deseas que esa sea tu realidad de vida o la del otro. Piensa más bien si en lugar de juzgar, podrías decir algo como: "Veo que hacer  la tarea y estudiar en ocasiones es un reto para ti, dime cómo piensas que lo puedes hacer diferente y cómo puedo yo apoyarte?"; en lugar de destacar que: es flojo, distraído, hiperactivo o malo para la escuela. Permite que tu hija o hijo expresen la emoción que viven cada vez que tienen que sentarse a hacer la tarea (o cualquier otra situación), escucha sus argumentos, dale valor a sus sentimientos (ej., entiendo que no te gusta, que sientes que es difícil, etc.) y después dialoga sobre las alternativas que existen para hacer más armónico el momento de las tareas.No etiquetes sin antes haber conversado y "escuchado" el origen del comportamiento; busca ayudarte a ti mismo o a tus hijos desde lo que está originando el comportamiento en lugar de poner adjetivos inmediatamente. El origen de muchos comportamientos puede ser el miedo, la frustración de no ser escuchado, de ser rechazado y amenazado, y por ende, eso lo llevará a la persona no expresar lo que realmente está provocando el comportamiento.

Piensa y reflexiona antes de hablar...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…