Ir al contenido principal

El síndrome del niño silencioso


Fuimos todos niños silenciosos a los quienes no se nos permitió ni se nos enseñó a  expresar libremente nuestro dolor, rabia, desacuerdos y frustración. Todas nuestras emociones eran aplastadas con frases como:
- Los niños buenos no hacen berrinches
- ¡Ya cállate!
- Deja de llorar, ¡no es para tanto!
- Eres una exagerada
- ¡A mí no me hables así!
- ¡Si sigues llorando te voy a castigar!
- Eso no se dice, ¡no seas malcriada!
- Por tu culpa estoy enojada
- Esta conversación es de adultos, ¡no interrumpas!
- ¡Vete a tu cuarto, estás castigado!
En pocas palabras: no expreses lo que sientes y piensas porque las consecuencias serán negativas y entonces habrá sido “tu culpa...”
Muchas de estas frases las seguimos utilizando, y continuamos aplastándonos a nosotros mismos y aplastando las emociones de nuestros hijos y de otras personas significativas, por miedo a perder el control, perder la autoridad o por nuestro pánico a experimentar las consecuencias negativas de expresarnos.
No repitamos en nuestros hijos el síndrome del “niño silencioso”, del niño que debe tragarse todas sus emociones y pensamientos porque mamá o papá se ofenden y son incapaces de gestionar sus propias emociones. Existe una línea fina entre el respeto y el permiso de expresar, la realidad es que esa línea depende de la tolerancia o capacidad que el adulto tiene para no engancharse en las emociones del otro y de esa manera permitir que se exprese y libere sus emociones sin ser reprimido, ya después de liberar lo que se guarda dentro, vendrá la conversación en balance y calma, pero primero se les permite sacar todo lo que guardan dentro para liberarse y que no carguen esas emociones reprimidas por el resto de su vida de la misma manera que nosotros las hemos cargado.
Date la oportunidad de dejar que tus hijos sean libres de expresar su más profundo dolor, rabia o frustración sin que te enganches en el drama y lo tomes personal. Ayúdalos a no ser los mismos niños silencioso que fuimos nosotros y que ahora nos toca buscar por todos los medios, maneras de liberarnos de emociones reprimidas de la infancia, la adolescencia y hasta del vientre materno.
¿Qué es entonces el “el síndrome del Niño silencioso”?, es aquel niño que escucha, observa y siente pero calla porque no saben cómo expresarlo, tienen miedo de decir algo que sintió o experimentó; tienen miedo de expresar que odia, que siente rabia, que experimenta una profunda tristeza o frustración y prefiere guardar silencio de manera interminable por falta de herramientas para expresar sus emociones o por miedo a ser reprimido por el adulto incapaz de gestionar sus propias emociones para poder escucharlo con empatía ....
Si lo deseas, libérate del “síndrome del Niño silencioso” para también liberar a tus hijos y a tus seres queridos. Date ese permiso de expresar aquello que no te dieron permiso de liberar cuando eras pequeño. Puedes expresarlo en la soledad de tu cuarto pero grítalo, llora, escribelo en una carta, permítete sentirlo de nuevo, vive de nuevo esa emoción dolorosa que cargas, date permiso de sentir rabia, ira, resentimiento, tristeza. Después de haberte dado el permiso de sentirlo, podrás recuperar la calma y entonces, toma la decisión de ver con compasión y amor a esa(s) persona(s) que por ignorancia y por sus mismas historias de vida, reprimieron tus emociones, te maltrataron o te minimizaron. Después de haber logrado experimentaras compasión por esas personas, te darás cuenta que ellas también fueron víctimas del síndrome del “Niño silencioso” a ellos tampoco nunca nadie les dio el permiso de expresarse y por lo tanto, guardaron un pesado costal de dolor y resentimiento en un rincón de su inconsciente y de su alma, por toda su vida...
Vamos quitándonos las capas de dolor que llevamos encima para liberarnos y liberar a nuestros chicos de las consecuencias. No tienes que creer lo que yo aquí escribo como una verdad para todos, si lo deseas, experiméntalo y observa si también a ti te ayuda a liberar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

Mamá, papá: sana tu corazón para sanarme a mí…

“Para sanar a la sociedad, hay que sanar a la familia, pero para sanar a la familia hay que sanar a la familia interior.” Claudio Naranjo
Decenas de padres de familia se han acercado a mí pidiendo ayuda, herramientas, consejos, estrategias y “soluciones” para lograr que sus hijos cambien su comportamiento. Algunos de ellos buscan que sus hijos obedezcan reglas absurdas que los adultos se sacan de la manga como si fueran el Mago Merlín, y demandan que sus hijos dejen de actuar como si no conocieran la diferencia entre lo que está “bien” y lo que está “mal. Otros, los que tienen hijos con diagnóstico de autismo o alguna otra condición del desarrollo, me buscan desesperados para preguntarme cómo resolver tal o cual comportamiento o reto significativo que están enfrentando con su hijo y no saben a dónde recurrir o qué hacer. En general, la mayor parte de los adultos me buscan para que yo les dé soluciones y recetas mágicas que en tan solo una o dos semanas, puedan transformar una situación …

Respuesta a una madre ofendida

“...No tengo idea cuál sea el origen de tu nota y no es necesario saberlo. Eres una gran madre y estoy segura que también eres un ser humano con empatía, compasivo y de gran corazón. En este punto solamente quiero hacer una reflexión: La diversidad humana esta conformada de “eso” precisamente de "diversidad", diferentes maneras de ser, pensar, actuar, tomar decisiones, etc. La diversidad es hermosa y enriquecedora, nos ofrece la oportunidad de crecer, transformarnos, de aprender de otros y de que otros aprendan de nosotros. Tú y muchas mamás y profesionales que te siguen en tus redes sociales y me siguen, buscamos la inclusión y el respeto por las diferencias y la inclusión de TODOS por igual.
En el colectivo de los neurotípicos habrán diferencias que nos gusten y otras que no nos gusten, algunas con las que empatizaremos y otras con las que no. A la larga no se trata de estar de acuerdo con todos ni que todos estén de acuerdo con nosotros, se trata de explorar otra manera …