Ir al contenido principal

Regala a tus hijos palabras y acciones que los construyan


"Cada vez que tu hijo te platica algo que le produce enojo y tristeza y tú le respondes: “no te preocupes, no le hagas caso, no es para tanto, etc." estás ignorando sus emociones. Él o ella sentirá que solamente las emociones de los adultos son importantes y en adelante, podría decidir guardar silencio y no hablarte más sobre sus emociones y sentimientos."


Si somos capaces de hacer daño (sin intención) a los sentimientos y emociones de nuestros hijos a través de nuestros pensamientos, palabras y acciones, entonces también deberíamos desarrollar la habilidad de regresarles su auto-confianza y la capacidad de creer nuevamente en nosotros como sus mejores guías y consejeros, a pesar de las fracturas que hemos causado.
Los adultos actuamos impulsivamente (incluso con sarcasmo y/o violencia) cuando observamos a nuestros hijos hacer algo que está prohibido, que NO nos gusta, que NO se debe hacer, que NO está permitido por las creencias sociales y por nuestras propias creencias. Sin embargo, cuántas veces somos capaces de hacer una pausa antes de lanzar la primera mirada, el primer grito, la primera palabra e incluso el primer movimiento de mano, antes de observar la rabia, el dolor, la vergüenza y la ira que estamos experimentando en nuestro cuerpo en el momento de corregirlos “para que aprendan y no lo vuelvan a hacer”.
Tratar de modificar un comportamiento, llamar la atención o corregir una reacción de nuestros hijos en el momento que estamos experimentando emociones que nos sacuden el cuerpo, es definitivamente EL PEOR MOMENTO. Cuando estamos experimentando que nos sube repentinamente la temperatura del cuerpo, que nos hierve la sangre, que se nos hace un nudo en el estómago o en la garganta, que las piernas nos tiemblan, que la cabeza nos estalla o nos da vueltas, que los músculos de los hombros se contraen, que las piernas nos tiemblan, que las manos nos sudan o los ojos se nos ponen llorosos… es porque nuestro cuerpo nos está gritando: “¡Detente en este instante! ¡No te muevas! ¡No digas nada! ¡Observa tu cuerpo y lo que estás experimentando! ¡Pon atención a tu estado emocional! ¡Ve hacia otra habitación o sal de ese lugar y comienza a respirar profundo! Cualquier palabra, mirada o gesto corporal que hagas en este momento, puede crear un daño irreversible en la estabilidad emocional de tu hijo(a) y en su relación contigo.”
Nuestro cuerpo nos habla, nos indica claramente cuando es momento de detenernos antes de hacer daño con nuestras palabras y acciones a quienes más amamos. Nuestro cuerpo también nos indica claramente cuando estamos experimentando gozo, alegría, paz, serenidad y armonía. Toma tiempo para observar tus pensamientos y sentir en tu cuerpo cada emoción que experimentas. Sentir tus emociones en el cuerpo es el primer paso para poder modificar esas conductas tuyas que tanto alteran, llenan de ansiedad y de rencor a tus hijos (gritos, acciones de desesperación, intolerancia, sarcasmo, golpes, castigos injustos, etcétera).
Recuerda: los hijos nos están observando en todo momento y eventualmente replicarán todo aquello que ven en nosotro. La única manera de enseñarles a nuestros hijos a desarrollar la capacidad de auto-regulación emocional, es que nosotros seamos primero capaces de auto-regularnos en los momentos de crisis e inestabilidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…