Ir al contenido principal

Ni su diagnóstico lo detendrá para cumplir su sueño


Hace algunos meses, y por decisiones del universo que yo desconozco, conocí a través de Facebook a Alci Polanco, un joven de 22 años de edad, originario de República Dominicana que vino desde su país a participar como invitado especial en la "Segunda Gala de Autismo” de la Escuela Internacional de Autismo en Kissimmee, Florida.
Un día de abril, mientras revisaba notificaciones en mi Facebook personal, me encontré con la historia de Alci, un adolescente diagnosticado con Asperger que vive en su tierra de origen y que anualmente ha sido invitado a Estados Unidos para participar como orador y hablar sobre su diagnóstico y sobre sus grandes logros y los de su familia. A pesar de los pocos recursos con los que han contado para desarrollar y transformar sus retos más importantes, inmediatamente me sentí atraída por la intensa actividad social y pasión por la vida que este chico proyecta en las redes sociales y que, en contra de lo que se dice sobre el Asperger, tiene un desenvolvimento social poco usual en personas con su condición y aún entre los neurotípicos más neurotípicos.
Tome la decisión de enviarle un mensaje a Alci para saludarle y preguntar sobre el evento en el que estaba participando. Cuál fue mi sorpresa que este chico resultó ser un gran "conversador" por el chat y mantuvimos una comunicación por largo rato. Rápidamente me interrogó sobre mi vida, familia, ocupación, etcétera. Yo me sentí atraída por sus grandes habilidades para conversar y reportarme todo sobre los eventos en los que estaba participando en esas fechas. Desde ese momento Alci y yo nos convertimos en amigos. Meses después tuve oportunidad de conversar por teléfono con Carmen, la madre de Alci, una mujer que seguramente es toda una guerrera y que no ha tomado la palabra “NO” por respuesta y ha permitido a Alci desenvolverse libremente como se le permitiría a cualquier otro chico.
Decidí enviarle a Alci una copia de mi libro: “Animales, Amor, Amistad” y le pedí que me diera su retroalimentación después de leerlo. A continuación les comparto la hermosa reseña que él me envió y que ha sido copiada exactamente con sus palabras….

“Animales, Amor y Amistad es el primer libro de ella quien fue creada y realizada en el 2015, todos sus dibujos fueron hechas por Eric J. Ruiz durante el año 2012 al 2014. Se relata de una historia de cómo Eric aunque fue diagnosticado de autismo a los tres años, él se ha convertido en una persona que fue aceptado ante las personas y el comenzó dibujar hermosos animales de distintas especies.
En este libro contiene quince animales hecho de manualidad artística y hechas a color e innovación usando líneas y formas, todos contienen los valores y las normas para dar una persona el cuidado que necesitan los padres que tienen hijos diagnosticados con autismo. Cada especie nos da el beneficio para aplicar la sensibilidad de una persona quien le tienen, cuando hace la forma de expresar el amor eterno de un hijo, puede convivir con el éxito, la superación, el comportamiento y la inteligencia de lograr buscar como seguir adelante y llegar a superar la barrera emocional.
Mi querida Lola, esa es mi reseña sobre tu hermoso libro, tiene todas las cualidades para seguir escribiendo muchos más. Me encantó.”


Para cerrar esta historia, debo comentar que Alci Polanco sueña con llegar a ser un periodista con una conciencia diferente. El recibió una beca para ingresar a una universidad privada en República Dominicana para estudiar Periodismo (Comunicación Social). Todos nos sentimos orgullosos de este gran logro, su gran reto ahora es mantener encontrar un(a) Hada madrina o padrino, que lo apoye con todos los gastos que vienen asociados con ingresar a una escuela privada y que, en este momento, su familia definitivamente no puede hacerle frente.
¡Alci lo logrará! Logrará su sueño de ser un periodista diferente, con una conciencia social como pocos, y estoy convencida de que este chico será uno de esos importantes eslabones que la humanidad necesita para unir el mundo segregado de los excluidos y los incluidos.


¡Adelante Alci! ¡No te detengas!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…

El síndrome del niño silencioso

Fuimos todos niños silenciosos a los quienes no se nos permitió ni se nos enseñó a  expresar libremente nuestro dolor, rabia, desacuerdos y frustración. Todas nuestras emociones eran aplastadas con frases como: - Los niños buenos no hacen berrinches - ¡Ya cállate! - Deja de llorar, ¡no es para tanto! - Eres una exagerada - ¡A mí no me hables así! - ¡Si sigues llorando te voy a castigar! - Eso no se dice, ¡no seas malcriada! - Por tu culpa estoy enojada - Esta conversación es de adultos, ¡no interrumpas! - ¡Vete a tu cuarto, estás castigado! En pocas palabras: no expreses lo que sientes y piensas porque las consecuencias serán negativas y entonces habrá sido “tu culpa...” Muchas de estas frases las seguimos utilizando, y continuamos aplastándonos a nosotros mismos y aplastando las emociones de nuestros hijos y de otras personas significativas, por miedo a perder el control, perder la autoridad o por nuestro pánico a experimentar las consecuencias negativas de expresarnos. No repitamos en nuestros …