Ir al contenido principal

Preferiría ser yo…




Nuestras creencias las adquirimos a 
través de lo que otras personas dicen.
Yo me pregunto: “¿qué tal si ellos están
equivocados y yo estoy viviendo lo que
otros creen…?”


No cabe duda que los padres nunca dimensionamos las consecuencias que nuestros actos, palabras, expectativas y calificativos pueden hacer en los hijos para toda su vida. Fui una niña “modelo”, profundamente obediente, organizada, ordenada, flexible, limpiaba baños y planchaba a la perfección; complaciente, no peleaba con mis hermanas, no contestaba de mala manera a mis padres, con buenos modales. También ayudaba en todo lo que me pedían y era buena estudiante. En fin, era la hija perfecta, la hija que cualquier mamá o papá quisiera tener. 

Mi vida se desarrolló entre cumplir expectativas, halagos y aplausos, siempre escuchando que tan obediente, maravillosa, buena hija, amiga y estudiante era. Los calificativos que usaron conmigo siempre fueron los que quizá muchas niñas y niños quisieran escuchar de sus padres y maestros constantemente. Quizá ustedes que están leyendo pensarán que tuve una niñez maravillosa y que seguramente me ha ido muy bien en la vida con tanta porra y refuerzo “positivo” que recibí… ¡pues NO!, definitivamente no es, ni ha sido así.

Haber sido calificada como “la hija perfecta” me colocó en la espalda una gran lápida con la que he tenido que cargar en mi espalda aún cuando yo no quería cargarla. Hubieron muchos momentos en los que quería quitarme esa piedra de encima y aventársela encima a las personas que me decían lo buena que era para seguir instrucciones y obedecer. Esa gran piedra no me permitía ser yo misma, me limitaba, me hacía desvanecerme y convertirme en la niña complaciente que siempre fui para no ver la cara enojada de mi madre, esa cara que me daba miedo, me producía pánico cuando podía observar cómo su gesto se transformaba al igual que el hombre lobo se transforma en la noche de luna llena.

Ser calificada de hija perfecta ha traído grandes desafíos a mi vida. Por mucho tiempo me sentí obligada a tomar decisiones basadas en lo que era correcto y lo que no lo era según mis padres, abuelos, tíos, maestros, amistades, vecinos, las monjas de mi escuela, los sacerdotes, etc. Me desvanecí a mí misma por tanto tiempo que no sé exactamente cuando dejé de saber quién era yo… o quizá apenas lo estoy descubriendo. Haberme convertido en una niña, en una adolescente, en una adulta complaciente con todos para evitar ver esa cara enojada de mi madre en mi subconsciente, me llevó a tenerle miedo a la vida, a atreverme a SER y HACER lo que realmente yo deseaba de la manera que yo lo quería. Haberme creído todo lo que los otros creen, en muchas ocasiones me llevó al estancamiento, a la frustración, a sentir culpa por no atreverme a tomar decisiones diferentes a las que mi corazón quería.

Han pasado ya varios años desde que decidí comenzar a dejar de obedecer, de complacer al otro para complacerme a mí. No ha sido tarea sencilla, porque cuando quiero complacerme a mí, vienen a mi mente etiquetas como: “eres una envidiosa, solamente piensas en ti, no te pones en el lugar del otro…”. Esos fantasmas aún aparecen para descalificarme y echarme para atrás. Sin embargo, hoy estoy consciente de ello, me doy cuenta que tengo el control del significado de las palabras y comportamientos de los otros, soy yo la que decido ponerle título a las situaciones que vivo y a las acciones de los otros. Soy yo la responsable de sacudirme los prejuicios, seguir rindiendo obediencia y complacer al mundo, o levantarme y seguir trabajando por ese sueño ambicioso y titánico que por tantos años guardé en una repisa empolvada por las palabras de otros.

Hoy decido abrir este espacio de mi vida para que otros encuentren voz, para que muchas otras personas que fueron o son hijas e hijos perfectos, se inspiren a quitarse de encima la lápida de la perfección y se atrevan a ser, hacer y amar de la manera que lo quieren y pueden hacer.

Comentarios

  1. Que bueno que lo escribiste, genial, te felicito .

    Angie.

    ResponderEliminar
  2. Uuuaaaauuuhhhhhh !!! Que cierto, es bueno leerlo y saber que lo mejor es tomar conciencia de lo que fuimos, con lo que crecimos y creímos y ahora cambiamos, te felicito y gracias por abrirnos a esta experiencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…

El síndrome del niño silencioso

Fuimos todos niños silenciosos a los quienes no se nos permitió ni se nos enseñó a  expresar libremente nuestro dolor, rabia, desacuerdos y frustración. Todas nuestras emociones eran aplastadas con frases como: - Los niños buenos no hacen berrinches - ¡Ya cállate! - Deja de llorar, ¡no es para tanto! - Eres una exagerada - ¡A mí no me hables así! - ¡Si sigues llorando te voy a castigar! - Eso no se dice, ¡no seas malcriada! - Por tu culpa estoy enojada - Esta conversación es de adultos, ¡no interrumpas! - ¡Vete a tu cuarto, estás castigado! En pocas palabras: no expreses lo que sientes y piensas porque las consecuencias serán negativas y entonces habrá sido “tu culpa...” Muchas de estas frases las seguimos utilizando, y continuamos aplastándonos a nosotros mismos y aplastando las emociones de nuestros hijos y de otras personas significativas, por miedo a perder el control, perder la autoridad o por nuestro pánico a experimentar las consecuencias negativas de expresarnos. No repitamos en nuestros …