Ir al contenido principal

Preferiría ser yo…




Nuestras creencias las adquirimos a 
través de lo que otras personas dicen.
Yo me pregunto: “¿qué tal si ellos están
equivocados y yo estoy viviendo lo que
otros creen…?”


No cabe duda que los padres nunca dimensionamos las consecuencias que nuestros actos, palabras, expectativas y calificativos pueden hacer en los hijos para toda su vida. Fui una niña “modelo”, profundamente obediente, organizada, ordenada, flexible, limpiaba baños y planchaba a la perfección; complaciente, no peleaba con mis hermanas, no contestaba de mala manera a mis padres, con buenos modales. También ayudaba en todo lo que me pedían y era buena estudiante. En fin, era la hija perfecta, la hija que cualquier mamá o papá quisiera tener. 

Mi vida se desarrolló entre cumplir expectativas, halagos y aplausos, siempre escuchando que tan obediente, maravillosa, buena hija, amiga y estudiante era. Los calificativos que usaron conmigo siempre fueron los que quizá muchas niñas y niños quisieran escuchar de sus padres y maestros constantemente. Quizá ustedes que están leyendo pensarán que tuve una niñez maravillosa y que seguramente me ha ido muy bien en la vida con tanta porra y refuerzo “positivo” que recibí… ¡pues NO!, definitivamente no es, ni ha sido así.

Haber sido calificada como “la hija perfecta” me colocó en la espalda una gran lápida con la que he tenido que cargar en mi espalda aún cuando yo no quería cargarla. Hubieron muchos momentos en los que quería quitarme esa piedra de encima y aventársela encima a las personas que me decían lo buena que era para seguir instrucciones y obedecer. Esa gran piedra no me permitía ser yo misma, me limitaba, me hacía desvanecerme y convertirme en la niña complaciente que siempre fui para no ver la cara enojada de mi madre, esa cara que me daba miedo, me producía pánico cuando podía observar cómo su gesto se transformaba al igual que el hombre lobo se transforma en la noche de luna llena.

Ser calificada de hija perfecta ha traído grandes desafíos a mi vida. Por mucho tiempo me sentí obligada a tomar decisiones basadas en lo que era correcto y lo que no lo era según mis padres, abuelos, tíos, maestros, amistades, vecinos, las monjas de mi escuela, los sacerdotes, etc. Me desvanecí a mí misma por tanto tiempo que no sé exactamente cuando dejé de saber quién era yo… o quizá apenas lo estoy descubriendo. Haberme convertido en una niña, en una adolescente, en una adulta complaciente con todos para evitar ver esa cara enojada de mi madre en mi subconsciente, me llevó a tenerle miedo a la vida, a atreverme a SER y HACER lo que realmente yo deseaba de la manera que yo lo quería. Haberme creído todo lo que los otros creen, en muchas ocasiones me llevó al estancamiento, a la frustración, a sentir culpa por no atreverme a tomar decisiones diferentes a las que mi corazón quería.

Han pasado ya varios años desde que decidí comenzar a dejar de obedecer, de complacer al otro para complacerme a mí. No ha sido tarea sencilla, porque cuando quiero complacerme a mí, vienen a mi mente etiquetas como: “eres una envidiosa, solamente piensas en ti, no te pones en el lugar del otro…”. Esos fantasmas aún aparecen para descalificarme y echarme para atrás. Sin embargo, hoy estoy consciente de ello, me doy cuenta que tengo el control del significado de las palabras y comportamientos de los otros, soy yo la que decido ponerle título a las situaciones que vivo y a las acciones de los otros. Soy yo la responsable de sacudirme los prejuicios, seguir rindiendo obediencia y complacer al mundo, o levantarme y seguir trabajando por ese sueño ambicioso y titánico que por tantos años guardé en una repisa empolvada por las palabras de otros.

Hoy decido abrir este espacio de mi vida para que otros encuentren voz, para que muchas otras personas que fueron o son hijas e hijos perfectos, se inspiren a quitarse de encima la lápida de la perfección y se atrevan a ser, hacer y amar de la manera que lo quieren y pueden hacer.

Comentarios

  1. Que bueno que lo escribiste, genial, te felicito .

    Angie.

    ResponderEliminar
  2. Uuuaaaauuuhhhhhh !!! Que cierto, es bueno leerlo y saber que lo mejor es tomar conciencia de lo que fuimos, con lo que crecimos y creímos y ahora cambiamos, te felicito y gracias por abrirnos a esta experiencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Cuando ya no esté contigo...

Cuando esté lejos y haya partido. Cuando ya no esté aquí para observar tu vida, aplaudir tus logros y abrazarte en tus caídas. Cuando ya me haya marchado y mi tiempo de transformar el mundo para que tú no sufras y seas incluido se haya agotado. Cuando ya no pueda ser más tu voz, tu sentir, ni tu pensamiento. Cuando ya sea demasiado tarde para enseñarte aquello que me negué a enseñarte por miedo a que no lo lograras. Cuando el tiempo se haya agotado y ahora te quedas tú con lo que juntos construimos y no terminamos. Cuando no esté para defenderte de un entorno hostil y poco incluyente y no tengas las herramientas para gritar tus necesidades. Cuando debas pedir ayuda y tu dificultad en atención conjunta y tu lenguaje no te permitan hacerlo. Cuando ya no pueda ser yo quien justifique tu comportamiento ni tus desplantes. Cuando ya no esté más para gritar al mundo entero que tu diagnóstico te limita y a mí también… No esperes a que la vida te alcance para cumplir tu ciclo de vida. No esperes…

Así es la carta que Albert Einstein escribió a su hija

"Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.
Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas. El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque…

Encontrar una voz

Navegando por Twitter, leí una nota que llamó mi atención. No sé si referirme al autor de la nota como alguien que tiene Asperger, o mejor que es unchico Aspi (como muchas personas se refieren a sí mismas por tener este diagnóstico), que hoy es más bien TEA. En fin, no me enredaré más con etiquetas, únicamente mencionaré que las notas que él publica me hacen reflexionar sobre la vida, sobre las personas, los valores, los atributos que nos hacen a todos ser iguales con o sin un diagnóstico.
La nota dice así: “¿Tienes buenos amigos? Sí, son la base de mi vida junto con mi familia y mi novia. Siempre han estado ahí, cuando todo iba bien y cuando todo va mal.”
Después de leer este comentario, que para muchos quizá no tenga nada de extraordinario por ser tan evidente que hasta un niño pequeño puede nombrar. La pregunta entonces es: ¿por qué alguien siente la necesidad de publicar en sus redes sociales un comentario que apela a algo que ocurre de manera tan natural? Probablemente porque ex…