Ir al contenido principal

Cuando ya no esté contigo...


Cuando esté lejos y haya partido. Cuando ya no esté aquí para observar tu vida, aplaudir tus logros y abrazarte en tus caídas. Cuando ya me haya marchado y mi tiempo de transformar el mundo para que tú no sufras y seas incluido se haya agotado. Cuando ya no pueda ser más tu voz, tu sentir, ni tu pensamiento. Cuando ya sea demasiado tarde para enseñarte aquello que me negué a enseñarte por miedo a que no lo lograras. Cuando el tiempo se haya agotado y ahora te quedas tú con lo que juntos construimos y no terminamos.
Cuando no esté para defenderte de un entorno hostil y poco incluyente y no tengas las herramientas para gritar tus necesidades. Cuando debas pedir ayuda y tu dificultad en atención conjunta y tu lenguaje no te permitan hacerlo. Cuando ya no pueda ser yo quien justifique tu comportamiento ni tus desplantes. Cuando ya no esté más para gritar al mundo entero que tu diagnóstico te limita y a mí también…
No esperes a que la vida te alcance para cumplir tu ciclo de vida. No esperes llegar a la línea gris de la partida para llenarte de miedo y angustia por todo lo que tu hijo aún no ha logrado y tu comunidad no ha comprendido... Es HOY cuando necesitas aprender a darte valor y dar valor a lo que él/ella ha logrado para saber que puedes lograr “el máximo” potencial a pesar de que no sepas cuál es “su máximo potencial”. Es hoy cuando es indispensable ponerle límites amorosos y darle todas las herramientas de independencia, funcionamiento  y auto-regulación que sean posibles para que el entorno no le resulte tan hostil y temeroso.
Es hoy el momento en el que puedes elevar tu voz al unísono con otros padres y exigir lo que a tu hijo le corresponde tan solo por el hecho de ser "gente".
Deja de esperar a que alguien más lo haga por ti, a que te caigan los recursos del árbol que ni siquiera has plantado. Deja de lamentarte y poner como excusa el diagnóstico de tu hijo para no buscar información y educarte. Deja de pensar que si no sabes cómo guiar a tu hijo, es porque nadie te ha dado las herramientas y la información que necesitas. Deja de culpar a tu entorno apático e ignorante de que tú y tu hijo no encajen en la sociedad…
¡Levántate! Mírate al espejo y convéncete que la fuerza del amor de una madre y de un padre, son las armas blancas más poderosas creadas por la naturaleza humana, que pueden aplastar a cualquier dragón de siete cabezas para llegar a la cima del Monte Everest.

Nadie dijo que ser madre o padre era fácil, ni siquiera si los hijos son “normales” o “no normales”. Ser padre de familia es un compromiso con la vida de los hijos y de la humanidad misma. Hoy te invito a que te tomes de las manos con aquellos que están dispuestos a recorrer contigo tu camino; abrázate de tus vecinos de diagnóstico que caminan la misma vereda que tú y construyan juntos las comunidades que quieres que sean parte del planeta que quieren dejar para sus hijos para cuando ya no estés aquí...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

Mamá, papá: sana tu corazón para sanarme a mí…

“Para sanar a la sociedad, hay que sanar a la familia, pero para sanar a la familia hay que sanar a la familia interior.” Claudio Naranjo
Decenas de padres de familia se han acercado a mí pidiendo ayuda, herramientas, consejos, estrategias y “soluciones” para lograr que sus hijos cambien su comportamiento. Algunos de ellos buscan que sus hijos obedezcan reglas absurdas que los adultos se sacan de la manga como si fueran el Mago Merlín, y demandan que sus hijos dejen de actuar como si no conocieran la diferencia entre lo que está “bien” y lo que está “mal. Otros, los que tienen hijos con diagnóstico de autismo o alguna otra condición del desarrollo, me buscan desesperados para preguntarme cómo resolver tal o cual comportamiento o reto significativo que están enfrentando con su hijo y no saben a dónde recurrir o qué hacer. En general, la mayor parte de los adultos me buscan para que yo les dé soluciones y recetas mágicas que en tan solo una o dos semanas, puedan transformar una situación …

Respuesta a una madre ofendida

“...No tengo idea cuál sea el origen de tu nota y no es necesario saberlo. Eres una gran madre y estoy segura que también eres un ser humano con empatía, compasivo y de gran corazón. En este punto solamente quiero hacer una reflexión: La diversidad humana esta conformada de “eso” precisamente de "diversidad", diferentes maneras de ser, pensar, actuar, tomar decisiones, etc. La diversidad es hermosa y enriquecedora, nos ofrece la oportunidad de crecer, transformarnos, de aprender de otros y de que otros aprendan de nosotros. Tú y muchas mamás y profesionales que te siguen en tus redes sociales y me siguen, buscamos la inclusión y el respeto por las diferencias y la inclusión de TODOS por igual.
En el colectivo de los neurotípicos habrán diferencias que nos gusten y otras que no nos gusten, algunas con las que empatizaremos y otras con las que no. A la larga no se trata de estar de acuerdo con todos ni que todos estén de acuerdo con nosotros, se trata de explorar otra manera …