Ir al contenido principal

¿Cuál de mis hijos es “el especial”?


"Tengo dos hijos increíbles, ambos con deseos, sueños, retos y necesidades “especiales” y ambos con diferentes “condiciones” de vida: uno diagnosticado con autismo, el otro diagnosticado como “normal”. ¿Cuál de los dos tiene realmente necesidades especiales? ¿El que aprende de una forma o el que aprende de la otra?
¿Quién es realmente el “especial”?: El que usa sus propios medios para expresar sus emociones y sentimientos con un vocabulario muy limitado. El que camina por la calle o va conmigo a un restaurante y la gente voltea a ver por sus movimientos estereotipados y que a todos les parecen “raros”. Al que llevo a ver una película de dibujos animados con 20 años de edad y se levanta del asiento a bailar la canción mas pegajosa de la película y nos mandan callar o salir de la sala. Aquel con el que he tenido que aprender que “salir corriendo de una fiesta” puede significar que hay una dificultad en su procesamiento sensorial de los sonidos, las luces, la muchedumbre y los olores. Ese con el que he tenido que aprender a explicarle la vida a través de historias sociales e imágenes simples que le ilustren lo que quiero que comprenda. El que me ha llevado a entender que la comunicación por telepatía es posible siempre y cuando mis emociones estén en armonía y balance. Al que me cuesta trabajo comprender porque yo aún no logro desarrollar las habilidades comunicativas necesarias para entender la manera en la que se percibe a sí mismo y percibe el mundo.
…O es especial el que en innumerables ocasiones limita su vocabulario para no expresar todas sus emociones, frustraciones y sentimientos. El que ha vivido en silencio el acoso escolar por tener un hermano al que le llamaban “el raro” sin que yo me diera cuenta hasta varios años después que se atrevió a contármelo. El que me ha llevado a aprender como funciona en realidad el cerebro adolescente para poder hablarle de sexo seguro, abuso de drogas y alcohol, control de emociones para no perderse en la ansiedad que le produce el exceso de tarea y las demandas académicas de la escuela. El que me ha llevado a fundirme en cursos y libros de inteligencia emocional para entender mis propias emociones, las de él y las de su hermano. El que me ha llevado a ver la vida como un reto por superar y una aventura por vivir todos los días. El que llora desgarradamente en mi hombro cuando siente que esta a punto de explotar con tanta ansiedad y confusión por no saber qué carrera elegir y se frustra porque esta a punto de reprobar su clase de Mandarín, que él mismo eligió cursar.
¿Quién de mis hijos es especial? Cuál de los dos necesita más de mí? ¿Quién de los dos es el que tiene el reto más significativo?
¿Quién es realmente especial? ¿Tú por leer mi mensaje o yo por escribirlo...?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…