Ir al contenido principal

La intención de "cambiar" a tu hijo


Es bien sabido que los padres de familia siempre queremos “lo mejor" para nuestros hijos. La cuestión es que eso a lo que llamamos “lo mejor”, en muchas ocasiones lo decimos pensando en lo que creemos que hubiera sido o es, lo mejor para nosotros y olvidamos considerar la personalidad, emociones, sentimientos, puntos de vista, retos y dificultades de nuestros chicos.
Cuántas veces decimos a los hijos: “quiero que tengas o logres lo que yo no pude tener o lograr”, sin que tomemos en cuenta que esto representa una carga muy grande sobre sus hombros. En realidad no estamos deseando que ellos logren lo que ellos desean, sino que esperamos que ellos logren lo que nosotros no logramos. De esta forma, les negamos la posibilidad de elegir quiénes quieren ser, para llevarlos a convertirse en “mi YO”, el que no logró tener o hacer tal o cual cosa, por las circunstancias de vida que me tocaron vivir.
Este tema es muy delicado y confuso, ya que los padres en realidad deseamos “lo mejor” para nuestros chicos sin considerar que muchos de nosotros ni siquiera sabemos lo que realmente queremos para nosotros. ¿Cómo poder guiar entonces a los hijos desde la objetividad y el respeto? ¿Cómo decirle: “haz lo que quieras” cuando nos estamos dando cuenta que están a punto de estrellarse con un muro y eso les causará dolor y sentimiento de derrota? Quizá una buena idea es dejarlos estrellarse contra el muro, pero siempre desde el amor, el respeto y desde nuestro papel de acompañantes: “Sé que ese golpe dolió pero aquí estoy yo para darte la mano y acompañarte, darte mi punto de vista o darte un consejo, pero sin reclamar, sin decir “te lo dije, te lo advertí, es tu culpa” porque ellos ya lo saben y no necesitan escucharlo cuando se sienten tristes, enojados o experimentan una derrota.
Para que tu hijo se comporte mejor, te haga caso, madure, te escuche, etcétera, es necesario que hagas un ejercicio de introspección y te des cuenta “desde dónde” viene ese deseo que tienes de que él/ella “cambie". ¿Realmente ese cambio es en beneficio de tu hijo(a) o es en tu beneficio? ¿Es tu hijo(a) quien necesita cambiar o eres tú quien necesita cambiar lo que piensas de él/ella? Te sugiero considerar las siguientes posibilidades:
  • ¿Está viniendo el comportamiento de tu hijo(a) desde tu desesperación y frustración porque ya no puedes más con tu propia carga emocional?
  • ¿Estás esperando que tu hijo(a) cambie desde tu impaciencia e intolerancia?
  • ¿Te avergüenzan sus comportamientos, sus calificaciones y sus dificultades porque te preocupa lo que “los demás” digan de tu hijo(a) y te juzguen como un mal padre de familia?
  • ¿Vives comparando la vida de tu hijo contigo mismo(a) cuando tenías su edad?
  • ¿Te preocupa que en el futuro sea un “don nadie”, que no tenga un buen trabajo, amigos y una pareja que lo quiera y lo acepte?”
  • ¿Está viniendo desde tu frustración porque sientes que estás perdiendo el control de su vida, cuando en realidad quizá no tienes control de la tuya misma y te sientes molesto porque no te atreves a tomar decisiones?
  • ¿Estás observándolo desde tu miedo y desesperanza porque estás pasando momentos difíciles con tu pareja, tu familia, en tu trabajo, etc.?
  • ¿Estás anhelando que tu hijo(a) “cambie” desde tu más profundo y respetuoso amor por él/ella?
  • ¿Estás TÚ convirtiéndote (o ya eres) su mejor modelo a seguir? ¿Eres lo más coherente y congruente posible entre lo que piensas, dices y haces, y es por eso que esperas que él/ella imite tu manera de funcionar?  

Cuando tenemos una INTENCIÓN para nuestros hijos que proviene del fondo del alma o del espíritu, cuando somos suficientemente amorosos y sabemos poner límites sanos (a nosotros mismo y a nuestros hijos), entonces esa intención de verlos lograr “lo mejor”, contiene todo el poder del Universo. Lo único que debemos hacer es desapegarnos del resultado (comenzar a guiar en lugar de controlar) y saber que todo se dará de la mejor manera posible por ser un deseo auténtico que nace del corazón.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…