Ir al contenido principal

¿Para qué sirven mamá y papá?




Mamá y papá sirven para darnos la vida, para donarnos parte de la información de sus células y su energía; para regalarnos parte de su luz y su respiración. Ellos nos enseñan las más dulces y amargas maneras de vivir la vida, sin dejarnos saber que detrás de esas experiencias dulce-amargas, existen un número incalculable de creencias, historias y vivencias, que ellos mismos experimentaron, y que dieron origen al origen sus propias vidas.

Mamá y papá sirven para tomar la decisión de volver a nacer cuando los hijos nacemos, cuando se convierten en padres, ellos piensan que ya existen pero la verdad es que cuando nosotros llegamos a sus vidas, tienen que re-inventarse y comenzar de cero para poder darnos lo mejor que nos pueden dar en ese momento.

Mamá y papá sirven para mostrarnos la fortaleza, para enseñarnos cómo levantarnos de nuevo en las caídas más dolorosas y sanar las heridas más profundas. Ellos sirven para recordarnos de dónde venimos y hacia dónde vamos. Mami y papi son el origen de nuestra vida y el termómetro con el que medimos nuestra decisión -el día de mañana- de convertirnos en mejores padres o madres de lo que ellos lo fueron.

Mamá y papá sirven para despertar en nosotros la compasión y el respeto por sus vivencias difíciles y dolorosas, son encargados de hacernos ver con paciencia sus debilidades y aceptarles sus carencias. Son ellos los que nos enseñan que expresar nuestras emociones, es la mejor manera de ser auténticos y coherentes, y la mejor herramienta para poder manifestarnos con respeto y valor ante la vida.

Mamá y papá sirven para mostrarnos que la sanación del alma no es fácil de alcanzar, pero que con las ganas de lograrlo, la perseverancia, constancia y amor, lo podemos lograr. Mamá y papá sirven para dar amor y también para recibirlo, ellos se sienten orgullosos de vernos brillar y es por eso que aplauden nuestros logros y toman en cuenta nuestros esfuerzos.

Mamá y papá sirven para ser mi mamá y mi papá…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…