Ir al contenido principal

Lola aclara el camino


Entrada 6


“Cuando juzgamos a otro, nos colocamos en el lugar de la
perfección sin darnos cuenta que estamos juzgando
nuestras propias debilidades y carencias”

Es prudente hacer un paréntesis en este punto de esta historia para subrayar algo que considero importante: Este escrito pretende narrar la manera en la que el autismo me conoció a mí (Lola) y no viceversa, lo cual significa que Lola ya tenía una historia de vida antes de que el autismo tocara a su puerta. El diagnóstico llegó de manera contundente e inesperada. Sin embargo, para ese momento ya existía una mujer construida a través de sus experiencias de vida, de sus creencias, de todo lo transferido por sus generaciones anteriores, su educación y de todo el bagaje cultural, social y religioso que implican 30 años de vida, que fue la edad en la que el autismo se hizo presente en mi vida.
Aclarado lo anterior, debo también advertir al lector que existe la posibilidad de que al leer algunas de mis vivencias, quizá sientan el deseo de compararme, de juzgarme y colocarme etiquetas, de sentirse sorprendidos, ofendidos, incómodos e incluso indignados por algunas de las decisiones que tomé bajo determinadas circunstancias. Si alguno de ustedes comienza a experimentar esta “sintomatología”, les sugiero que cierren este libro, lo coloquen en la repisa de las lecturas que tienen en pausa, y retomen su lectura en otro momento en el que su mente y su corazón estén abiertos a leer “sin prejuicios” y que se sientan capaces de hacerlo simplemente para conocer, comprender y experimentar emociones de una de las millones de historias que existen al rededor del mundo de personas que por años, e incluso por generaciones, deciden guardar silencio y masticar todos sus secretos por tiempo indefinido, sin darse cuenta de que al callar y no atreverse a contar su verdad, lo único que hacen es provocar un daño irreversible a su cuerpo, mente y alma. El daño que provocan los secretos no contados puede ser tan impactante, que afecta las vidas de nuestros descendientes de manera inconsciente. Al callar nuestros “oscuros” secretos, corremos el riesgo de que nuestras nuevas generaciones lleven en sus espaldas  consecuencias inexplicables por el pesado equipaje de los secretos familiares. Después de todo, la biología de nuestros cuerpos y la Biblia nos lo dicen: “Los pecados (secretos familiares) de los padres los pagarán los hijos hasta la tercera y cuarta generación”.
Quiero también aclarar, que desde mi percepción respecto a “mis” experiencias de vida, el diagnóstico del autismo de mi hijo mayor Eric, no es un evento aislado que me ocurrió por casualidad, mala suerte, karma, lección de vida o castigo divino. Ocurrió porque a mí, a su padre y a nuestras familias, nos corresponde transformarnos y evolucionar a través de la experiencia de un diagnóstico que es silencioso; incomprensible a las mentes estructuradas y a los ojos ciegos. Nos corresponde transformarnos en la convivencia con un ser humano que puede leer nuestras emociones y oler nuestros sentimientos pero no puede comprender nuestras mentes caóticas, lógicas, controladoras, inflexibles y limitantes. Eric vino a darnos la oportunidad de adquirir nuestra libertad y contar nuestra propia historia sin silencios ridículos provocados por nuestras creencias y por el “qué dirán”. Vino también a darnos las herramientas para expandir nuestras mentes y abrir nuestros corazones para poder atrevernos a vivir aquello que jamás creímos posible. Eric está aquí para hacernos entender que lo imposible es solamente producto de nuestras propias limitaciones y que por lo tanto no existen límites en nuestros sueños y deseos. Eric, desde mi propia visión, es un símbolo de evolución que nos da la oportunidad de experimentar el verdadero significado del cambio y la evolución. Eric, y quizá todos los Erics que existen en el planeta, se prestaron como voluntarios para ser el “pretexto” que llevará a los sistemas humanos (educativo, social, económico, religioso y político) a transformarse desde dentro, para incluir a esas personas que rompen con todos los paradigmas sociales establecidos.
Hechas todas estas advertencias y aclaraciones, puedo continuar compartiendo libremente mi historia para que ustedes puedan conocer como el autismo conoció a Lola, y como ella ha logrado transformarse a partir de esa condición de su hijo y de todas las condiciones que le fueron impuestas y las que ella ha elegido experimentar a lo largo de su vida...


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

Mamá, papá: sana tu corazón para sanarme a mí…

“Para sanar a la sociedad, hay que sanar a la familia, pero para sanar a la familia hay que sanar a la familia interior.” Claudio Naranjo
Decenas de padres de familia se han acercado a mí pidiendo ayuda, herramientas, consejos, estrategias y “soluciones” para lograr que sus hijos cambien su comportamiento. Algunos de ellos buscan que sus hijos obedezcan reglas absurdas que los adultos se sacan de la manga como si fueran el Mago Merlín, y demandan que sus hijos dejen de actuar como si no conocieran la diferencia entre lo que está “bien” y lo que está “mal. Otros, los que tienen hijos con diagnóstico de autismo o alguna otra condición del desarrollo, me buscan desesperados para preguntarme cómo resolver tal o cual comportamiento o reto significativo que están enfrentando con su hijo y no saben a dónde recurrir o qué hacer. En general, la mayor parte de los adultos me buscan para que yo les dé soluciones y recetas mágicas que en tan solo una o dos semanas, puedan transformar una situación …

Respuesta a una madre ofendida

“...No tengo idea cuál sea el origen de tu nota y no es necesario saberlo. Eres una gran madre y estoy segura que también eres un ser humano con empatía, compasivo y de gran corazón. En este punto solamente quiero hacer una reflexión: La diversidad humana esta conformada de “eso” precisamente de "diversidad", diferentes maneras de ser, pensar, actuar, tomar decisiones, etc. La diversidad es hermosa y enriquecedora, nos ofrece la oportunidad de crecer, transformarnos, de aprender de otros y de que otros aprendan de nosotros. Tú y muchas mamás y profesionales que te siguen en tus redes sociales y me siguen, buscamos la inclusión y el respeto por las diferencias y la inclusión de TODOS por igual.
En el colectivo de los neurotípicos habrán diferencias que nos gusten y otras que no nos gusten, algunas con las que empatizaremos y otras con las que no. A la larga no se trata de estar de acuerdo con todos ni que todos estén de acuerdo con nosotros, se trata de explorar otra manera …